viernes, 31 de julio de 2009

 

una noche cualquiera.


la voz de la noche suena a ladridos lejanos, también se siente un poco el sopor recalentado de las viviendas que ha recibido tanto sol y lluvia de eterno verano. A veces esa voz también suena a música de mal gusto (no tan lejana como se quisiera), sin origen aparente a donde dirigir groserías para hacerlos callar. hace poco sonó como una gata en su primer celo, sin saber que hacer con ese furor uterino y loco, restregandose sobre cualquier superficie de manera errática.
También ha sonado a alarma contra robos pegada durante toda la noche, metiéndose en el sueño de turno y siendo banda sonora indeseable. Y paradojicamente, también sonó a peligro en días recientes, con cuatro o cinco indiscutibles disparos por una de las calles cercanas, a esas horas cuando ni el silencio suena. Me sacó cual coñazo en el dedo gordo de un sueño de esos fantásticos y locos, para luego entrar en otro temores incluidos.
Una de las cosas que se descubren al pasar del tiempo es que, existen mezclas de té maravillosas que realmente duermen y te seducen para desconectarse, acobijando el descanso. También se descubre que el sonido de un ventilador puede ser hipnotizante y sin él puede llegarse a sentir abstinencia ansiosa. También extraño los grillos de mi ciudad natal, que me indican que la noche es fresca y que mi cama lo estará igual, haciéndome acariciar las sabanas con mis pantorrillas de cuando en vez.
Antes de dormir, siempre busco una estrella, cuando las nubes me dejan, y trato de adivinar si será planeta o sol y que color hay en su destello; las noches siguientes la trato de ubicar nuevamente para que me sirva de faro y que mis fantasías no choquen con esta realidad.
Muy pocas veces la luz humana permite disfrutar eso, la llego a odiar, mas mi yo humano siente tanta fascinación por las constelaciones terrenales que hemos creado, que no dejan de ser preocupantes. Pareciera que deseamos ser mas brillantes que el propio universo cada vez. Menos mal que es simple ilusión, y no somos mas que polvo estelar restos de una explosión, y no tan grandes como quisiéramos ser.

Etiquetas: , ,


Comentarios:

Publicar un comentario

por favor deja tu nombre y tu comentario, y si tienes una pagina o blog, eres libre de colocarla tambien (los mensajes anonimos puede que no se publiquen):

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]